El sistema inmune que se pierde con la tercera edad

El sistema inmune que se pierde con la tercera edad

El aumento considerable de la población requiere mayor producción de alimentos para cubrir las necesidades de todos, sin embargo en este contexto la aceleración en la producción de alimentos hace que echemos mano de cultivos con cosechas de hasta 3 o 4 veces al año, para poder obtener estos resultados los cultivos tienen que ser protegidos y tratados con herbicidas, pesticidas, fertilizantes y demás protectores sintéticos o químicos, de esta forma podemos cubrir las necesidades alimentarias, por otra parte está la producción de cárnicos que pareciera ser que es la solución a las necesidades de alimentos, sin embargo al igual que la agricultura moderna requiere de una aceleración en su producción para obtener hasta dos, tres o más camadas al año y así cubrir las necesidades alimentarias de todo el mundo.

Todo proceso de aceleración en la elaboración, producción o conservación de los alimentos no es tan malo como parece, se cubren las necesidades alimentarias, se aportan los nutrientes necesarios y se evita una catástrofe mundial con la alimentación, sin embargo, para poder cubrir el total de requerimientos nutricionales se tienen que agregar nutrientes a los productos procesados, lo invito a que la próxima vez que consuma una lata de frijoles, un paquete de cereal o cualquier producto envasado revise la etiqueta de producción, donde presenta una leyenda que dice "adicionado con hierro", "adicionado con vitaminas y minerales", "adicionado con 20 aminoácidos y hierro", en fin, un sinnúmero de advertencias para observar que el producto, aunque sea vegetal no cumple los requisitos nutricionales, por eso se le tiene que agregar nutrientes al proceso del subproducto.

¿Qué tan malo es consumir alimentos procesados?

Si bien es cierto que la alimentación que se recomienda es entre más natural es mejor, en primera instancia la aceleración en la producción, merma considerablemente la calidad de los nutrientes, lo que reduce la capacidad de aportar los requerimientos necesarios diarios, esto quiere decir, que debemos consumir más, para obtener lo que el cuerpo necesita. Bien, no es tan malo consumir alimentos procesados, el cuerpo necesita calidad de nutrientes y lo engañamos cuando consumimos un jugo de jitomate adicionado con vitaminas o cualquier otro producto, así el cuerpo toma esos nutrientes y los aprovecha en pro de la salud.

El claro ejemplo está en la etapa lactante, campañas gubernamentales en todo el mundo gastan millones de dólares para concientizar que la leche materna es mejor alimento para el ser humano en esta etapa, sin embargo por cuestión de estética, de salud o de la inclusión de la mujer en el mundo laboral, no se cumple esta sentencia, entonces aparecen las empresas productoras de fórmulas lácteas y se consumen hasta 20 millones de toneladas de leche en polvo al año, sólo en México para completar la nutrición en la etapa lactante, en la etapa infantil escolar hay otro ejemplo claro del consumo de alimentos llamados chatarra, que se siguen consumiendo en grandes cantidades, seguramente aportan algunos nutrientes necesarios, pero también el cuerpo del infante deja de ser selectivo y absorbe todo lo que se le ingrese como alimento, elevando el riesgo de sobrepeso u obesidad, enfermedades como la diabetes infantil está muy relacionado con el consumo de este tipo de alimentos. En la etapa juvenil y adulta aparte de todo lo que he expuesto, agregamos sustancias tóxicas, como el alcohol, el tabaco, el consumo alto de carnes rojas, nos volvemos farmacodependientes, el consumo de enervantes, drogas de diseño, psicotrópicos, alimentos antinaturales, nuestro cuerpo resiste y se mantiene a flote.

Pero hay un momento en que todo cede y esta es en la etapa adulta, en esta etapa se hace necesario cambiar nuestro estilo de vida y de una forma radical, claro, si queremos una vida plena, mejorar nuestra salud, recuperar la tranquilidad y mantener una satisfacción de haber logrado una buena relación con la alimentación. Todo este proceso se debe realizar desde que aparece una enfermedad en nuestro organismo, por ejemplo, si se diagnostica diabético es el momento de hacer cambios en nuestro estilo de vida, lo mimo para el hipertenso, enfermedades repetitivas de las vías respiratorias, enfermedades vesícula y el hígado, enfermedades del corazón, daño renal y todas la enfermedades habidas deben dar como toma de decisión el cambio en los hábitos de vida.

Hay un responsable en todos estos procesos que es el sistema inmunológico, la barrera de defensa que nadie nos dice y nos enseña que conforme avanzamos en la edad requiere de un mantenimiento preventivo y correctivo durante toda nuestra vida, este mantenimiento se obtiene a través de la nutrición, del ejercicio y de la relajación mental, durante nuestros primeros meses de vida obtenemos los nutrientes de la leche materna o envasada de una fórmula láctea, creo que al sistema inmune no le importa de dónde vienen los nutrientes, el fabrica su barrera de defensa, aumenta la comunicación celular, reduce el riesgo infeccioso, permite libre crecimiento y desarrollo.

Sin embargo todo cambia durante la etapa adulto mayor, durante esta etapa si queremos mantener la satisfacción y plenitud, la alimentación tiene que ser totalmente todo natural, no consumir alimentos envasados o procesados, eliminar el consumo de alimentos curtidos, bebidas como el alcohol y demás sustancias tóxicas, eliminar el consumo de alimentos cárnicos, especialmente las carnes rojas, grasas, azúcares, leche y sus derivados, harinas con levadura y refinadas, quitar de la dieta los carbohidratos saturados y los irritantes, se recomienda hacer ejercicio suave, mantenerse en movimiento aumenta considerablemente el sistema inmune, tomar agua, toda esa agua que no se tomó cuando era niño, joven o adulto, en la etapa adulto mayor tendrá que tomarla. Y la tercera recomendación es vivir con tranquilidad, sin sobresaltos, sin estrés, sin pensamientos negativos, sin enojos, sin corajes ocultos, en sí, sin cambios emocionales bruscos, vivir en un estado de relajación mantiene y eleva el sistema inmunológico.

Como terapia ocupacional recomiendo que elabore sus propios cultivos en el traspatio de su casa, en la azotea, en los ventanales, pienso en un mundo verde, donde todos tengamos cultivos y compartamos nuestros productos vegetales orgánicos, si seguimos en esta vertiente no todo está perdido, cambios en el estilo de vida se hace necesario, consumir vegetales orgánicos cada día es imposible, por lo que tenemos que completar nuestra base nutricional agregando a nuestra dieta suplementos alimenticios y plantas medicinales para obtener una salud plena.

¿Por qué el sistema inmunológico se debilita?

En primera instancia la mente juega un papel importante, el estrés, angustia, desesperación, estados intranquilos, ansiedad, debilitan al sistema inmune, otro factor importante es el tipo de alimentación durante los primeros meses de vida, si bien es cierto que consumir alimentos como la leche en polvo aporta los nutrientes necesarios para el crecimiento y desarrollo, es muy bien sabido que los niños que reciben una carga de nutrientes a través de la leche materna hace que sean niños y jóvenes con mayor resistencia a las enfermedades.

¿Cómo cuidar el sistema inmunológico?

En grado de responsabilidad la alimentación cuenta un papel importante, así que consumir alimentos naturales, fortalece al sistema inmune hasta en un 30%, el riesgo infeccioso puede mermar el sistema inmune, cuidarnos de infecciones agresivas, la picadura de algún mosquito o la infestación parasitaria pude mantener el sistema inmune con una fortaleza del 20% adicional y el resto es responsabilidad de nuestras emociones el cual ocupa un 50% adicional en su fortaleza.

Mejorar sistema inmunológico de un niño es muy fácil y sencillo, consumir alimentos naturales, dentro  de ellos jugos de frutas que aporten las cantidades necesarias de vitamina C, vitamina A, vitamina D, complejo B, estaremos fortaleciendo su sistema inmune constantemente, tener sistema inmune fuerte reduce el riesgo de sufrir infecciones de la vías respiratorias constantemente, se protege al sistema digestivo sin olvidar las técnicas de higiene y limpieza, recuerde que el sistema inmune y la edad tiene un factor de relación lo que para un niño aumente su sistema inmune con vitamina C en un adulto puede no funcionar por que intervienen los valores hormonales a los que se les responsabiliza de activar y mantener en óptimas condiciones para fortalecer el sistema inmunológico, muchas personas nos preguntan ¿Qué vitamina ayuda a reforzar el sistema inmune? y la respuesta está en la edad de la persona posiblemente si es una edad avanzada como gente de la tercera edad posiblemente una vitamina o grupo de vitaminas no tengan tanta efectividad como en la etapa infantil , por lo que tenemos que echar mano de las plantas medicinales, especialmente de las resinas como la goma de tragacanto, de los fermentos como el vinagre de kombucha, de las esporas como el licopodio natural y así tenemos la respuesta de como reforzar el sistema inmune.

¿Cómo reforzar el sistema inmune?

A continuación dejo una lista de los 10 mejores suplementos alimenticios que se pueden consumir en la etapa adulta mayor y reforzar el sistema inmunológico de forma natural, una breve explicación de sus beneficios y si desea una mayor explicación o quiere atender alguna afección que le aqueja no dude en pedir su receta de asesoría herbolaria personalizada, donde nuestro equipo de asesores herbolarios le atenderán proporcionando la mejor fórmula herbolaria para recuperar su salud.

¿Qué plantas se utilizan para sistema inmune?

 

¿Cómo fortalecer sistema inmune en adultos?

Back to blog

Leave a comment

Please note, comments need to be approved before they are published.